Pero, ¿Y los expertos que opinan del urbanismo tapatío y sus obras de relumbron?

Lo que se vé no se pregunta y varios de los ciudadanos de esta otrora “perla” tapatía nos damos cuenta de las famosas obras de “relumbron electoral” y de las locuras que hacen los gobernantes con tal de hacer como que trabajan…. pero cuando las llamadas de atención vienen de alguien como el experto jalisciense Arq. Guillermo Sandoval Madrigal crítico incansable del “desmejoramiento urbano” de la ciudad, y profesor e investigador de la Universidad de Guadalajara (UdeG), en la que labora desde hace más de 33 años.

Pues definitivamente hay que hacerle caso y enmendar el rumbo ¿no?

Fragmento de una entrevista al Diario El Informador

– Volviendo a Guadalajara, ¿cómo percibe su desarrollo?

Mal, muy mal. Hay un gran problema y es que la mayoría de las obras que se realizan, si no es que todas, son electoreras. Están haciendo obras rápidas para terminarlas en julio, cuando son las elecciones. Entonces te estorban lo más posible en el Centro de la ciudad, para decirte que están trabajando. Pero desgraciadamente sí son redituables electoralmente, aunque no contribuyen a un desarrollo integral de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG). No se debe atender así el capricho de los gobernantes, sino tener un plan integral de desarrollo urbano, y del cual carece la ciudad.

Es tan corto el tiempo que tienen los presidentes municipales, o gobernadores, que los trabajos que puedan hacer están condenados a ser paliativos. Ya vimos el caso del ducto de las Rosas, que reventó por un afán electorero de inaugurarlo en cierto tiempo. Guadalajara debe reactivarse. Hace falta un plan rector de verdad.

– ¿No es muy pesimista?

No. Por ejemplo, proyectos como la avenida Lázaro Cárdenas, con una visión a largo plazo de ciudad ya no se han hecho, y es todo por cuestiones políticas. Ellos son los que deciden, cuando debieran ser los técnicos; ya las cuestiones de factibilidad económica la harán los financieros, pero no manejar los aspectos al “ahí se va”. Tengo dudas sobre la infraestructura que incluyan como parte de las Villas Panamericanas. Los drenajes están muy antiguos, y deben ser todos cambiados.

Por otra parte, recordemos la Plaza Andares, en donde se privilegió el aspecto tributario del predial, y no de desarrollo integral de la ciudad. Requerimos un proyecto que nos haga volver a la calidad de vida que brindaba Guadalajara. Parece que ahora todo es maquillaje político. ¿Qué pasó con las bugambilias que pusieron en la carretera al aeropuerto para que las vieran los personajes de la Cumbre Iberoamericana? Pavimentaron la carretera superficialmente y duró ocho días. Puras cosas de relumbrón. Todas las fallas que cometió Sedeur (Secretaría de Desarrollo Urbano) en la gestión pasada fueron aberrantes, y todo por la decisión de un político. El famoso viaducto en López Mateos, el Teatro de la Ciudad sin terminar, Los Arcos del Milenio sin terminar, el Plan de Techos de Emilio González Márquez, gobernador de Jalisco es lo mismo, sin terminar. Todo es una vacilada. Y no se diga el transporte público, deficiente y sin ímpetu del Gobierno, para transformarlo.

Lee la entrevista completa en El Informador

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *