"BAJA", SÓLO PARA IGNORANTES Y FALTOS DE IDENTIDAD…

EL TÉRMINO “BAJA”

Autor: [email protected]

El caso es que desde hace varios años se ha estado utilizando el término “baja” para designar a esta península noroccidental de México, y a sus dos entidades federativas, sustrayéndoles sin más su denominación legítima y original: California.

Parece ser que el vocablo, indicativo de disminución, pérdida e inferioridad, se presta mejor a ciertos usos de índole turística, comercial y deportiva, tanto como a ciertos propósitos aún inconfesados.

Entre todas las Californias, es la nuestra, la del extremo sur, las que más motivos tiene para ostentar, sin añadiduras ni adjetivos, el mágico nombre de California. En segundo lugar el estado de Baja California (norte). Y finalmente, en tercer sitio –nótese bien-, la Nueva o Alta California, que desde 1848 es parte de los Estados Unidos de (norte) América.

La explicación es históricamente incontrovertible: desde la primera mitad del siglo XVI, la zona que se nombró California fue esta porción sur peninsular, a partir del viaje que hizo a ella el Conquistador de México.

A California decían que iban cuantos navegantes en empresas oficiales o privadas salían hacia la región de cabo San Lucas o La Paz.

Más tarde, el puerto de Loreto, dentro de esta mitad peninsular, llegó a convertirse en semillero de las misiones de todas las Californias. Desde ahí habrían de salir las múltiples expediciones que descubrieron, colonizaron y civilizaron el ámbito enorme de las llamadas Antigua California (la península) y Nueva California (prolongación geográfica, política y cultural de aquélla).

Sin embargo, la chocante denominación de “baja” para nuestra península y las dos Californias mexicanas prendió y persiste por obra y gracia de algunos talentos malinchistas y el argumento del menor esfuerzo.

Muchos casos se encuentran aún en la misma Baja California Sur, a pesar de la ley que a este respecto decretó el gobernador Alvarado Arámburo en diciembre de 1982 (que ha obtenido algunos triunfos), varios establecimientos y organismos llevan en su sinrazón social el solitario cuanto execrable calificativo.

Y todo indica que que la lista crecerá en vista de esa manía irreverente, producto de la ignorancia, el colonialismo cultural y la mala fe.

Pero habrá que continuar insistiendo en que, si algún punto del universo merece el nombre de California es precisamente esta península, sobre todo su porción meridional.

La desinformación histórica hace suponer que el proceso civilizatorio californiano fue de norte a sur, siendo que ocurrió precisamente a la inversa: las primeras expresiones de cultura occidental en lo que hoy (merced a la rapiña del expansionismo norteamericano) es la California estadounidense, partieron de Sudcalifornia.

Como certeramente afirma Constantino Bayle:
“…de la siembra que en Loreto se iniciaba y luego se corrió a la península entera, salieron los sacos de trigo y los fardales de legumbres y los tocones frutales y las ovejas y vacas y caballos, el algodón y la vid con que Junípero Serra convirtió en vergeles y ranchos ganaderos los campos donde hoy se asientan Los Ángeles, Sacramento, Santa Bárbara, San Francisco… Baja California fue la base para la conquista, cultura y conversión de California Alta” (véase la sección “Librería”).

Pugnar entonces por que a la península y a sus estados se les respete la denominación de California, sin añadiduras ni adjetivos, es reintegrarles lo que es auténticamente suyo.

Por otra parte, si los anglosajones vieran que tenemos respeto por nosotros mismos, no tendrían más remedio que respetarnos. De forma que nos llaman como supuestamente queremos o al menos aceptamos o permitimos que se nos llame.

(El mapa que ilustra a esta sección es de 1616, y se publica en Cartografía y crónicas de la Antigua California, por Miguel León-Portilla, 1989, Unam, pág. 82.)

Mapa 1636

Visto primero en: http://cronicassudcalifornianas.blogspot.com

[Enterate más de, Baja California Sur: "La California Original",  la tierra en que vives y te vio nacer y que tu ni siquiera haz intentado conocer.]

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *