Y como no podía ser de otra manera…