Confesiones de viernes: Soy un aferrado

Podrá sonar algo mamoncito presuntuoso, pero es la verdad 😛

Regularmente mi mente esta en un estado despreocupado, ya que al no gustarme las sorpresas (de ningún tipo) procuro tener «al punto» mis cosas de trabajo.

Cuando algo me interesa e implica algún reto su realización, una vez arrancando el proyecto, es difícil que algo me detenga, puedo hacer algunas pausas en el camino pero mi mente sigue trabajando en el propósito que me plantee.

En ocasiones en que cansado me voy a dormir un rato, pero sueño que estoy trabajando 😕 y en ocasiones en sueños «se me revela» alguna posible solución, me despierto rápidamente y escribo eso que soñé, a veces son «tarugadas» pero a en otras ocasiones son respuestas válidas.

Lo peor del caso, es que no siempre es fácil lograr el resultado que deseo, y en ocasiones mi frustración crece haciendo que me aferre más en la búsqueda incesante y a veces tormentosa cuando no encuentro la puerta.

Esto de «perderse» en el trabajo o en los retos (cualquiera que sea su tipo) en ocasiones me ocasiona problemas en la familia, ya que mi mente anda dispersa y no pongo mucha atención a lo que me rodea, y es obvio que molesta a los demás…..

Pero cuando llega esa respuesta, ese resultado, ese logro,

¡¡ Ahhhh  !! que bien se siente, es como si las nubes se abrieran y un rayo de sol golpeara mi rostro cansado, invitándome a descansar y soñar 🙂

Acerca de Faro Viejo

Contador Publico que en tiempos libres se convierte en un autodidacta en cuestiones informaticas. :-)

Ver todas las entradas de Faro Viejo →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.