Aprendiendo (Por la fuerza) a acatar las órdenes

Este borrachin se puso violento y no acataba las órdenes de un oficial, pero…. le dieron su dosis de Taser y se puso un poco más dócil…

Acá en Guadalajara alguna vez hicieron una fuerte inversión con la compra de esas Pistolas eléctricas Taser, pero la CNDH se opuso a su utilización y terminaron arrumbadas en algún cajón.

Está en el olvido la gran inversión que hiciera la administración pasada del Ayuntamiento de Guadalajara -la cual oscila a los 411 mil 800 pesos-, para la compra de diez pistolas eléctricas «taser» y cien cartuchos, que serían útiles para los elementos de la Dirección de Seguridad Pública tapatía.

Vía: El Occidental

Acerca de Faro Viejo

Contador Publico que en tiempos libres se convierte en un autodidacta en cuestiones informaticas. :-)

Ver todas las entradas de Faro Viejo →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.