Golosa !!

Pimp y Nela, se llamaban. Él era gigoló, y ella su damisela. En otro tiempo habían sido pareja de baile (“La Sombra de Ginger y Fred”), pero esos días quedaron muy atrás -todos los días quedan muy atrás-, y ahora ella vendía y él cobraba.

En cierta ocasión un apuesto y toroso mancebo solicitó los servicios de Nela. Era norteño el mocetón, y campirano, según lo daba a adivinar su atuendo: sombrero texano; camisa a cuadros; cinturón de pita con hebilla plateada en forma de cabeza de caballo; blue jeans; botas vaqueras. Ella lo llevó en taxi a un motel de los de corta estancia o pago por evento. Pimp siguió a la pareja en su automóvil -un convertible grande, modelo 82-, pues su trabajo consistía en dar protección a su pareja, y asesorarla en caso necesario.

Ya en el cuarto, Nela ayudó al muchacho a despojarse de su vestimenta, y no pudo menos que sorprenderse gratamente al constatar la munífica largueza con que Natura había dotado a su galán de turno. Antes de empezar las acciones el lacertoso joven le preguntó a la daifa, con cautela campesina, a cuánto ascendía el monto de su tarifa, coste, honorarios, importe o arancel. Ella, conforme a las instrucciones recibidas de Pimp, respondió que la dicha cuota ascendía a 500 pesos. “Lástima -se apenó el fornido zagalón-. Nada más traigo 400. ¿Podría usted hacerme alguna consideración?”. Replicó Nela, terminante: “Nuestra política es de precios fijos. No estoy autorizada a hacer descuentos”. “Entonces vámonos” -dijo el ranchero con laconismo propio de las zonas desérticas del norte del País. Y así diciendo comenzó a vestirse. “Espera un poco -le pidió Nela, cuyas hormonas se habían agitado a la vista de los aperos del gañán-. Déjame ver qué puedo hacer”.

Salió del cuarto Nela; fue hacia Pimp y le dijo respirando con agitación: “¿Podrías prestarle 100 pesos al muchacho?”…

Visto primero en Tribuna de Los Cabos

Acerca de Faro Viejo

Contador Publico que en tiempos libres se convierte en un autodidacta en cuestiones informaticas. :-)

Ver todas las entradas de Faro Viejo →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.