Los viejitos y las muñecas -Chiste-

Dos viejitos deciden ir a un burdel. Al llegar, la madama los mira bien, llama la mucama y le dice:

“Anda a las habitaciones 1 y 2, y coloca una muñeca inflable en cada cama.

Estos señores están tan viejos que no van a notar la diferencia y no voy a gastar a mis muchachas con estos rabo verdes.

La mucama cumple las órdenes, los viejitos van a sus respectivas habitaciones y se ponen a hacer cada quien su chamba.

En el trayecto de vuelta a sus casas, uno de ellos dice:

— Creo que la mujer que estaba conmigo estaba muerta…

“¿Muerta? ¿Por qué? ¿Piensas eso?”

— Es que no se movió ni habló mientras le hacía el amor…

“Podía haber sido peor, ¡yo creo que la mía era una bruja!”.

— ¡¿Una bruja?! ¿Por qué demonios dices eso?

“Lo que pasó es que mientras yo estaba en los preliminares, le di una mordida en el trasero, ¡entonces me tiró un gas muy raro en la cara, salió volando por la ventana y encima de eso se llevó mi dentadura!

😆

Acerca de Faro Viejo

Contador Publico que en tiempos libres se convierte en un autodidacta en cuestiones informaticas. :-)

Ver todas las entradas de Faro Viejo →

Un comentario en «Los viejitos y las muñecas -Chiste-»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.