Si es verdad, fumar adelgaza -Solamente que te mueres…-

FUMAR PARA ADELGAZAR, MITO QUE PUEDE PROVOCAR CÁNCER

  • Las complicaciones por esta adicción se presentan a largo plazo; sin embargo, son daños crónicos
  • El tabaco se relaciona con más de 450 pro cancerígenos que incrementan el riesgo de sufrir infartos, EPOC y distintos tipos de carcinomas

Fumar es una adicción que provoca efectos colaterales en la salud, ya que la nicotina, principal químico que contiene el cigarro, resulta ser diez veces más adictiva que la heroína y provoca complicaciones en distintas partes del cuerpo.

El doctor Hermenegildo Reyes Calderón, neumólogo del Hospital General del Centro Médico Nacional (CMN) La Raza, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), dijo que el mito de que fumar adelgaza, más bien resulta ser uno de los efectos secundarios de la nicotina en algunas personas, ya que la sensación de hambre se inhibe.

Los fumadores, explicó, no sienten necesidad de ingerir alimentos, por lo que pueden presentar desórdenes alimenticios o pérdida de peso, mismo que es posible incrementar cuando la persona decide abandonar la adicción al tabaco.

El tabaco, destacó el doctor Reyes Calderón, se encuentra relacionado con más de 450 pro cancerígenos que aumentan el riesgo de cáncer pulmonar, de laringe, esófago, estómago y de vejiga, entre otros, además de otras patologías como Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) e infarto agudo al corazón.

Para recuperar la capacidad pulmonar completamente, expresó el neumólogo del Instituto Mexicano del Seguro Social, tienen que pasar diez años a partir de que deja de fumar; por lo tanto, es importante que los pacientes que decidan abandonar el tabaquismo, se apeguen al tratamiento médico para eliminar esta adicción socialmente aceptada.

Existen dos procedimientos que aplican especialistas del IMSS, de acuerdo al tiempo que lleva fumando el paciente: el primero es el reemplazo de la nicotina por productos como chicles, parches o inhaladores que proporcionan cierta dosis de la sustancia, disminuyendo poco a poco la dependencia de ésta hasta eliminarla.

El otro tratamiento es el no nicotínico; es decir, se emplean medicamentos que disminuyen la adicción y ansiedad por consumir tabaco. Ambos se complementan con terapia psicológica, que va de 12 a 16 semanas, para evitar que el paciente presente síndrome de abstinencia y reincida en el hábito.

El especialista del CMN La Raza mencionó que los pacientes que deciden dejar el tabaquismo tienen entre 40 y 60 años de edad, aunque llevan, en promedio, más de dos décadas fumando, por lo que requieren atención integral tanto médica como psicológica.

Finalmente, el neumólogo Hermenegildo Reyes Calderón recomendó a padres de familia tener comunicación con sus hijos, ya que el tabaquismo es una adicción que se presenta en adolescentes y cada vez a edades más tempranas. En caso de que un familiar fume, es recomendable acercarse con los especialistas del Instituto que los ayudarán en su proceso para dejar la adicción.

Fuente: IMSS

2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *